6 Pasos para enseñar a un perro a ser un guardián

Mucha gente asume que un perro guardián es una máquina de morder muy agresivo, pero en la realidad un perro guardián bien entrenado es cualquier cosa menos un perro agresivo.

Mucha gente asume que un perro guardián es una máquina de morder muy agresivo, pero en la realidad un perro guardián bien entrenado es cualquier cosa menos un perro agresivo. La protección es una conducta canina natural, por lo que a la mayoría de los perros se les puede enseñar a ser un guardián del hogar o de cierto territorio, a través de métodos no agresivos, como el patrullaje y ladrando a los intrusos.

Por lo tanto en esta ocasión te mostraremos 6 pasos para que tu perro sea un buen guardián o protector de tu familia.

1. SABER SI TÚ Y TU PERRO SON APTOS PARA EL ENTRENAMIENTO.

Hable con un entrenador profesional para determinar si usted tiene o no la capacidad para entrenar a su perro como un perro guardián. El entrenador también identificará si su perro tiene lo que se requiere para ser un perro guardián. Los buenos perros de guardia son consistentes, confiados y motivados, ya sea por juego o por las recompensas de alimentos. Un perro guardián también debe ser no reactivo a las distracciones y capaz de prestar atención a su entrenador en todo momento.

Si usted no cuenta con el tiempo, constancia y paciencia que se necesita para esta labor, lo recomendable es dejar el entrenamiento de su perro en manos de profesionales.

2. EMPEZAR CON LO BÁSICO.

Enséñele a su perro las habilidades básicas de obediencia. Un buen perro guardián debe responder tanto a comandos de voz y señales de mano, por lo tanto debe ser lo primero que debe aprender un perro si quiere ser un buen guardián. Un sólido«sentado»«abajo»«ven» y «quieto» son necesarias para controlar al perro en caso de un intruso, así que asegúrese de que su perro tenga una base sólida de obediencia antes de seguir adelante en su formación.

3. ENSEÑAR A LADRAR.

Se debe entrenar al perro a ladrar a una simple orden. Para ello mencionamos una sencilla pero efectiva rutina.

  • Mantenga alguna golosina favorita de su perro o un juguete sobre su cabeza, y dígale «habla».
  • Agite el juguete y hable con una voz emocionada para animar al perro a ladrar.
  • Tan pronto como él ladre, debe recompensarlo con la golosina o un juguete.
  • Repita este ejercicio varias veces al día hasta que el perro ladre con entusiasmo, tan pronto como le des la orden de «habla».

4. ENSEÑAR EL TERRITORIO.

Se debe familiarizar al perro con los límites de su propiedad. Los perros guardianes a menudo son utilizados para anunciar la presencia de desconocidos o intrusos dentro su territorio, por lo tanto su perro debe conocer exactamente los límites de su territorio con el fin de ladrar en el momento adecuado. Para ello se debe caminar con el perro alrededor de su propiedad, alentándolo a ver su entorno lanzando golosinas en frente de él. A medida que se anima y se va en la dirección de las golosinas, dígale en voz alta «ve» y posteriormente permita que coma las golosinas como recompensa. Esta pequeña rutina enseñara al perro a ir observar un lugar determinado siempre cuando usted se lo ordene.

5. ANIMAR AL PERRO A LADRAR.

Anime a su perro a ladrar a la gente extraña pero siempre en un entorno controlado. Para ello siga esta rutina:

  • Pida a algunos amigos que lo visiten y que se detengan en los límites de su propiedad.
  • Lleve al perro hacia ellos, y dígale «ve».
  • Tan pronto como tenga la atención en los extraños, dígale «habla». Luego lo recompensa con una golosina en el segundo que empiece a ladrar.

Esto le enseña al perro a que ladrar a rostros extraños es su deber como un perro guardián. Esta rutina se la debe hacer con amigos que el perro no conozca.

6. SOCIALIZAR AL PERRO GUARDIÁN.

Lleve a su perro frecuentemente a la tienda, veterinario, al parque u otro lugar para relajarlo, esto evitará que se vuelva demasiado posesivo. Los perros guardianes que no están socializados pueden llegar a ser demasiado posesivos y agresivos, incluso cuando no están en su propiedad.

Nota: Recuerda que la gran mayoría de los perros con un buen entrenamiento pueden ser buenos guardianes, sin importar la raza, siempre y cuando estos deban proteger y vigilar un hogar o un territorio pequeño. Pero si se quiere proteger grandes propiedades lo recomendable es optar por perros que estén predispuestos genéticamente a ello.

Fuente | Blog Perro

1 opinión en “6 Pasos para enseñar a un perro a ser un guardián”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *